Historias sobre viajes interdimensionales

informacion

Don Pedro de Valdivia, conquistador español de Chile y fundador de Santiago, relata en una carta enviada a Carlos V un hecho bastante sorprendente. En la misiva, fechada el 15 de octubre de 1550, cuenta que los araucanos, el único pueblo precolombino que no pudo ser sojuzgado por los peninsulares, se aprestaban a cruzar el río Bío-Bío para atacar a las tropas españolas cuando un pequeño meteorito cayó entre ellos.

Tanto ibéricos como mapuches quedaron muy sorprendidos con la caída del aerolito, el cual despedía un fulgor muy resplandeciente. Pero los dos ejércitos se sorprendieron todavía más cuando una hermosa señora vestida de blanco salió del mismo y les dijo a los estupefactos indígenas: “Servid a los cristianos y no vayáis contra ellos, porque son muy valientes y os matarán a todos”.

Don Pedro de Valdivia, fundador de Santiago del Nuevo Extremo, le relató al Rey de España que una extraña aparición había ayudado a decidir una batalla a favor de las armas españolas.

La aparición de la señora, por supuesto, terminó siendo la antesala de una valiosa victoria española contra el pueblo mapuche, marcial e indomable, pero muy supersticioso.

¿Qué son los seres “aparecidos”?

Los casos de aparecidos cruzan toda la edad media y llegan hasta el siglo XIX. En 1817, en la localidad inglesa de Almondsbury, apareció una joven de aspecto oriental, mojada y bastante desorientada, vestida con ropas extrañas y un turbante. Como su idioma era ininteligible, recurrió a los gestos para comunicarse –se designaba a sí misma como “Carabú”- y llegó a escribir un alfabeto y los números de una lengua desconocida.

Durante meses los lugareños se devanaron los sesos para dilucidar quién era. Con el paso del tiempo, la desconocida terminó casándose con un inglés, tuvo varios hijos y falleció a los 70 años en el puerto de Bristol. En el intertanto había confesado que se llamaba Mary Wilcox y que toda su historia era falsa. Sin embargo, personas que estaban pendientes de su caso descubrieron posteriormente que nadie llamado con ese nombre figuraba en los registros parroquiales de Inglaterra.

En 1950 ocurrió el caso más increíble de todos. Rudolph Fenz acabó sus días bajo las ruedas de un vehículo que acababa de atropellarlo, a metros de Times Square, en Nueva York. A primera vista, era un atropello común y corriente, pero las ropas del occiso llamaron mucho la atención, pues eran muy anticuadas, aunque no viejas. Zapatos con hebilla, levita negra, sombrero y pantalones estrechos. El fallecido, en suma, parecía sacado de una vieja fotografía del siglo XIX.

Cuando la policía hizo un inventario de las pertenencias del occiso, un hombre joven, de unos 30 o más años, se encontraron varias tarjetas a su nombre, unos recibos por la mantención de un carruaje y unos caballos, unos billetes ya fuera de circulación y una carta dirigida a su nombre, fechada en 1876. Se intentó dar con su dirección o con su familia, pero todo fue inútil. Sólo se consiguió ubicar a un tal Rudolph Fenz Jr, quien ya había fallecido, en una vieja guía telefónica de 1939.

Pero posteriormente se logró ubicar a su viuda, que les contó a los investigadores que el padre de su marido había desaparecido en la primavera de 1876. Según sabía, había salido de su casa para dar un paseo, pero nunca más volvió y nunca más nadie lo volvió a ver. La policía logró consultar la lista de desaparecidos de ese año y todos se llevaron una gran sorpresa: en el registro figuraba el nombre de Rudolph Fenz, de 29 años, quien vestía levita negra, zapatos con hebilla y sombrero en el momento de su desaparición.

Los aparecidos todavía desatan muchas conjeturas y desafían cualquier explicación racional. Catalogados de figuras angélicas, peregrinos del tiempo, casos psiquiátricos o fraudes flagrantes, han añadido una cuota más de misterio a los fenómenos inexplicables.

 

En este blog :  http://otro-blog.blogspot.com.es/      encontré una muy buena teoría.

Experiencia personal (1ª):
este será un relato de lo que ocurrió un día después de clases a eso de la 1pm, fui a tomar colectivo a la calle que está en frente de la plaza de armas (colectivo en Chile es lo que sería un “Taxi” pero con un recorrido fijo), Bueno resulta que me quedé esperando y cuando veía pasar uno con el recorrido que me servia… este no me paraba, luego intenté con otro y lo mismo, hice el intento con otros autos y no pasaba nada, luego poco a poco, la ciudad fue quedándose vacía, la verdad no sabría decir cuanto tiempo ya que la orientación del tiempo se fue de mi mente en esos momentos, luego la calle quedo vacía y me empecé a extrañar, decidí asomarme por calles aledañas y nada, me empecé a angustiar mucho ya que una ciudad vacía de día en horario punta es sumamente extraño y por consecuencia angustiante. Me quedé frente una tienda desde la otra acera de la calle, (en la calle donde pasan los colectivos), la tienda tenía un ventanal grande y podía ver mi reflejo perfectamente. En eso me quedo mirando mi reflejo de frente cuando veo a mi lado derecho que viene una persona, no se por que pero no gire la cabeza para verla pero si se que venía ya que en un angulo de 180º es posible ver lo que se mueve, el tipo (si es que era hombre) era alto (2.5 Mts) y vestía lo que parecía ser un terno de color blanco, en eso se va acercando mas y mas y mientras yo miro mi reflejo lo veo pasar en el reflejo, justo cuando va pasando detrás mio decido voltear para ver que por fin pasaba alguien y para mi sorpresa no estaba!! En ese momento me sentí sumamente sorprendido y decidí inmediatamente asomarme por la esquina para ver si había corrido o algo, pero nada! Luego de esa extraña escena todo volvió poco a poco a la normalidad y la ciudad se llenó de nuevo otra vez.
No comenté el tema hasta tiempo después del echo, por extrañas razones en el momento no le tomé demasiada importancia.
*Explicación en base a la teoría de los universos paralelos y los multiversos*
– Puede que yo me haya pasado por un tiempo pequeño a un universo paralelo, ya que este era similar al nuestro, pero poseía un ambiente diferente y por lo visto peatones con características humanas pero de mayor altura. Según la teoría de los multiversos esto es posible, y pude haberme pasado de este universo al otro pero no al 100% y me haya juntado con mi copia en el otro universo, generando un estado de lucidez y conciencia real. También es importante recalcar que en nuestro universo yo estaba también, por lo cual quedé entre los dos universos por un tiempo indeterminado, es por eso que el cambio de universo fué como un degradé (de menos a mas) por lo cual no me dí cuenta.
He echo una pequeña ilustración (digital) explicando esta teoría.
Esta es la explicación de como uno podría estár en dos dimensiones a la vez…
El sector Azul, es la dimensión nuestra, la silueta azul es la persona en esta dimensión.
El sector Rojo, es la dimensión “x” paralela, la silueta roja es la persona en esa dimensión.
La silueta de blanco es la lucidez de la persona.
¿Qué piensas? ¿Crees tú que realmente existen más dimensiones y nos movemos por ellas?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s