¿Qué sucede tras la muerte?

Si siempre te has preguntado que ocurre al abandonar nuestro cuerpo físico,que significa esa luz en un túnel…y…¿por qué al reencarnarnos siempre olvidamos lo que hemos aprendido en nuestra vida anterior? Este vídeo resolverá tus dudas.

Quiero deciros que realmente siento que cada día las personas somos más conscientes de que algo está mal en nuestro camino y vamos necesitando respuestas para aclarar que es lo que sucede.

 

Interrogatorio a Extraterrestre del Area 51- Análisis

Como ya sabéis este vídeo está circulando por todo Internet dándose a conocer con bastante rapidez.Todos se preguntaran si es real o falso,si tiene sentido lo que este ser nos dice.Aquí os dejo un vídeo donde se han analizado unas cuantas cosas.

Aunque sea real o no,yo personalmente entiendo y estoy de acuerdo en todo lo que dice.

¿Ustedes que opinan?

 

 

El Tercer Ojo

El Tercer Ojo es un símbolo asociado al conocimiento y al despertar de la conciencia, y ha sido objeto de culto así como emblema de diversos rituales de iniciación. Se encuentra presente en una gran cantidad de culturas ancestrales, y cada una de ellas ha ido adaptando su ícono y/o su nombre, más su significado parece trascender a todas ellas. Su noción y significado se remonta a tiempos inmemoriales de la antigüedad, prácticamente como las pirámides y de hecho, en muchos casos se lo representa junto a ellas.

El hallazgo de este emblemático símbolo en todas partes del mundo parece ser evidencia de la existencia de una religión común en un pasado remoto, y por ende, de una civilización con alcance global.

El TERCER OJO

El concepto del TERCER OJO, también llamado el OJO DE LA MENTE, es un símbolo multicultural vinculado a la visión psíquica: mientras que los ojos ven hacia afuera todo lo material, el TERCER OJO se referiría a la percepción de lo espiritual, mirando hacia adentro.

“Quien mira hacia afuera, sueña; quien mira hacia adentro, despierta” – Carl Jung

En el marco del hinduismo, Shiva es uno de los dioses de la Trimurti (‘tres-formas’ o “Trinidad hinduista”), representando el papel de dios destructor, junto con Brahmá (dios creador) y Visnú (dios preservador). Shiva tiene un tercer ojo ubicado en su frente, representando el ojo de la sabiduría, el ojo que ve más allá de lo evidente, también conocido como bindi. En consecuencia, a Shiva se lo conoce como Tri-netri-īshwara (‘señor de los tres ojos’).

Shiva con el tercer ojo

Para los espiritualistas y diferentes religiones como el budismo o el hinduismo, el TERCER OJO es el lugar donde se encuentra nuestra conciencia y el punto de unión con el mundo espiritual. Lo consideran el centro de la clarividencia y la intuición, y lo exteriorizan con un punto rojo entre medio de las cejas.

Buda gigante de Kamakura

En la doctrina del Kundalini Yoga, se lo denomina el SEXTO CHAKRA o AJNA, donde se consuma la percepción consciente del Ser y se asienta la fuerza psíquica. Kundalini, en sánscrito, significa “serpiente”, y es una figura utilizada para representar el flujo de energía presente en el cuerpo humano. El Kundalini es la energía pránica o vital, que se encuentra en la base de la médula espinal.

La energía kundalini puede ser estimulada para elevar la conciencia a través del sistema natural de chakras (“rueda” en sánscrito), una alineación de siete centros vibratorios y rotatorios del cuerpo. Los niveles energéticos de los chakras se corresponden con el espectro de luz y sonido, cada uno con una frecuencia y un color propios.

A este proceso de estimulación de la conciencia se lo denomina “despertar del TERCER OJO”. Se dice que este despertar induce al desarrollo de la intuición, al aumento del autoconocimiento, y a desencadenar nuestro potencial creativo.

Kundalini - el poder de la serpiente

Para esto, la energía Kundalini debe llamada a ascender hasta el SEXTO CHAKRA o AJNA, donde activa al TERCER OJO. La energía Kundalini viaja a lo largo de laida (izquierda) y pingala (a la derecha), hasta el polo central o sushumna. La Ida comienza y termina a la izquierda de Susumna. Es energía femenina y se refiere al lado derecho del cerebro y el lado izquierdo del cuerpo. También es llamado “chandra” o “luna” Nadi, ya que esta relacionado con la energía lunar. Controla todos los procesos mentales. La Pingala comienza y termina a la derecha de sushumna. Es energía masculina y gobierna el lado derecho del cuerpo y el lado izquierdo del cerebro. También es llamado “Suria” o “sol” nadi, ya que esta relacionado con la energía solar. Controla los procesos vitales.

Kundalini - la energía ascendente

La representación de este proceso de “iluminación” o “despertar” consiste en una imagen del cuerpo humano con dos serpientes entrelazadas ascendiendo por la columna vertebral hasta el punto del Tercer Ojo, y por encima de este, el chakra de la corona, el punto a alcanzar en la iluminación, simbolizado con dos alas desplegadas.

La imagen de la serpiente alada nos remite directamente a la idea de la Serpiente Emplumada “Quetzalcóatl”, el dios creador para las culturas mesoamericanas que, en lenguaje náhuatl, “quetzal” es el nombre de un ave de hermoso plumaje, y“cōātl” significa “serpiente”, o su sinónimo Maya, Kukulcán. La serpiente alada es asimismo la síntesis de los elementos de la corona egipcia con la cobra Uadyet y el buitre Nejbet.

El despertar del TERCER OJO significaría entonces trascender lo físico y mundano, para adentrarse en el mundo espiritual, balanceándo la dualidad (energías opuestas) inherente a todo cuerpo humano. Este conocimiento y ecualización de los pares opuestos es la clave de todas las escuelas esotéricas.

Este proceso es representado esotéricamente por el símbolo del Caduceo de Hermes, una evidente síntesis de la representación de la energía Kundalini fluyendo por la columna vertebral: dos serpientes trenzadas que ascienden por la vara.

Caduceo de Hermes

En este sentido, el secreto de la antigua religión universal consistiría en equilibrar la dualidad implícita de nuestro ser para despertar el TERCER OJO, y así vislumbrar el potencial de cada uno alcanzando una visión interna y un conocimiento intuitivo.

Ajna

En la ciudad de Mohenjo-Daro se ha encontrado una estatuilla denominada “Rey-Sacerdote” que tiene la representación de una suerte de “vincha” con un espaciocircular en el centro de la frente, en el cual cabría un pequeño disco de oro (que se encontró cerca de la estatuilla) y sugiere un posible precursor del Tercer Ojo. Es interesante notar que esta vincha del Rey-sacerdote sería muy similar a los tefilinritualísticos, usados en el judaísmo a partir del s. II AEC aprox.

Mohenjo-Daro Rey/Sacerdote

El mítico “TERCER OJO” ha sido adoptado y adaptado por la libre masonería como el “OJO QUE TODO LO VE”.

El OJO QUE TODO LO VE

El TERCER OJO ha sido ocultado en Occidente, para quedar enmascarado bajo el término del “OJO QUE TODO LO VE”.

Es interesante notar que el autor masón estadounidense Mark Twain, en un escrito en 1899, se refiere al “OJO QUE TODO LO VE” no como el ojo de una deidad celestial distante sino como un regalo tangible que cualquier persona puede utilizar:

“El ojo común no ve más que la parte exterior de las cosas, y juzga mediante eso, pero el “OJO QUE TODO LO VE” penetra completamente, y lee el corazón y el alma, encontrando allí la capacidad que el exterior no indica o promete, y que de otro modo no podría detectar”.

Los fundadores de los EEUU, masones declarados, no eran ajenos a la simbología ocultista, como se puede evidenciar en el billete de un dolar en donde han rendido homenaje a la sabiduría ancestral:

El Tercer Ojo en el billete de un dollar

Los masones simbolizaron el concepto del Tercer Ojo Despierto con un ojo dentro de un triángulo:

El Tercer Ojo en el billete de un dollar

Y la imagen de la pirámide truncada no sería otra que la mítica Gran Pirámide de Giza (a la cual justamente le falta su cúpula), símbolo del misticismo egipcio y de los conocimientos ancestrales ocultos.

Pirámide de Khufu

El “OJO QUE TODO LO VE” se puede ver también en la pintura de 1789 de la Declaración Francesa de los Derechos Humanos.

Bicentenario de la Revolución Francesa: Estampilla de la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano

La incorporación de estos símbolos en imágenes públicas conllevan una intencionalidad evidente por parte de sus concebidores, no tratándose de un capricho del dibujante de cada una de estas ilustraciones.

Las fraternidades masónicas, por su parte, utilizan públicamente este tipo de simbología esotérica.

Simbología Masónica

También podemos encontrar referencias de un primigenio “OJO QUE TODO LO VE” entre los asombrosos hallazgos de piezas arqueológicas en la Cueva de los Tayos, en Ecuador, en las que el mismo se halla simbolizado como un Sol en la cima de las pirámides:

Pirámides en los Tayos

Otro caso muy peculiar es el de los objetos hallados en la Cueva de la Maná, también en Ecuador, entre los que se ha encontrado una pirámide de 13 niveles – como la pirámide del billete – con el “OJO QUE TODO LO VE” incrustado en el vértice, y unaserpiente cobra (que en la actualidad habita únicamente en Asia y en África), la cual presenta siete líneas ventrales, acaso los siete chakras, a cada lado de su cuello.

Pirámide y Serpiente de la Cueva de la Maná

El paso hacia la Gran Sabiduría se accede a través del TERCER OJO, que no es otra cosa que la GLÁNDULA PINEAL.

La GLÁNDULA PINEAL

La GLÁNDULA PINEAL tiene forma de “piña” (el fruto del arbol de pino) – por eso se llama Pineal, y se encuentra físicamente justo en el centro de nuestro cerebro. Es el órgano de mayor concentración de energía en el organismo, como así también el de mayor flujo de sangre.

Su función es generar una hormona muy importante que es la Melatonina, que a su vez se sintetiza a partir de la Serotonina. La Melatonina actúa como un tipo de reloj maestro que regula el sueño o la vigilia, retarda el proceso de envejecimiento y regula el crecimiento, entre otras funciones.

La Melatonina interviene en la regeneración celular, la generación de antioxidantes (que bloquean los radicales libres) y además tiene propiedades inmunológicas que previenen el cáncer, cardiopatía, alzhéimer y depresión, entre otras enfermedades.

Hasta hace poco tiempo, se la consideraba a la Glándula Pineal como una estructura vestigial, como el apéndice.

Glándula Pineal

La GLÁNDULA PINEAL además de contener fibra de retina en su interior, tiene la característica de ser fotosensible (como el ojo), siendo la producción de la Melatonina estimulada por la oscuridad e inhibida por la luz. La misma está unida a la retina vía ganglio cervical superior y núcleo supraquiasmático hipotalámico, así pues, se puede considerar que es parte de las vías visuales, y convierte la información lumínica en secreción hormonal.

Glándula Pineal

Además de producir la Melatonina, la GLÁNDULA PINEAL también produce un compuesto llamado DMT (DiMetilTriptamina), uno de los psicodélicos más potentes conocido hasta ahora, que es el responsable de la visualización de imágenes en estado de sueño.

El Ayahuasca – una bebida ceremonial utilizada por los Chamanes de tribus del Amazonas para producir efectos psíquicos de sanación, clarividencia y precognición – se produce a partir de especies vegetales que son químicamente casi equivalentes al DMT en los seres humanos.

Glándula Pineal

En el ser humano, así como en el resto de los mamíferos y en ciertas aves, el cuerpo pineal es una glándula, esto es, un órgano que segrega hormonas. Pero en algunos peces, reptiles, anfibios y algunas aves, el cuerpo pineal es una formación que integra, además de una glándula, a órganos fotorreceptores cuyas fibras “desembocan” en la parte superior del cráneo. En estas especies no mamíferas, el órgano pineal es, literalmente, un tercer ojo.

Es decir que, en alguna parte del camino evolutivo, nuestra especie perdió ese “tercer ojo”, y lo suplió con las vías visuales que conectan con la glándula pineal, mientras que otras especies que no desarrollaron esas vías, lo mantuvieron para que su glándula pineal pueda seguir percibiendo la luz.

Anolis_carolinensis_parietal_eye

Un aspecto curioso del desarrollo de la glándula es que en el embrión humano se forma a los 49 días de gestación, y precisamente 49 días es lo que le lleva al alma reencarnarse, de acuerdo con el Libro Tibetano de los Muertos.

El filósofo francés René Descartes (1596-1650), en el contexto de su dualismo psico-físico, postuló que Alma y Cuerpo existen por separado y que su punto de encuentro es precisamente la Glándula Pineal, “el asiento del alma”. Lo que le atrajo a Descartes de esta glándula fue su ubicación en el eje de simetría de nuestro cerebro y su anatomía.

morlan_02.jpg

Dibujo de un texto de Vesalio (De humani corporis fabrice) en el que se representan los ventrículos laterales cerebrales.

Para los sumerios y antiguos egipcios y para muchas culturas de la antigüedad la GLÁNDULA PINEAL se consideraba de gran importancia dado que creían que regulaba el flujo del pensamiento y que funcionaba como un portal hacia dimensiones superiores, relacionadas con la intuición, la sabiduría y el conocimiento profundo.

Relieve Asirio (King Ashurnasirpal s. IX BC)

Mi interpretación personal de este relieve asirio es que transmite, a su estilo, la idea del despertar del TERCER OJO, tal como la representación de la energía Kundalini o el Caduceo de Hermes: la vara central hace las veces de columna vertebral/bastón, y hasta sugiere un “ojo” en su parte superior; mientras que la ornamentación en zig-zag que lo rodea se trata del flujo de energía ascendente/las dos serpientes. Las piñas/GLÁNDULA PINEAL, se encuentran en las manos de los seres alados “Apkallu“, como manipulando la conciencia del Rey Ashurnasirpal. El objeto alado central se trata del dios asirio Assur – muy parecido al Faravahar, símbolo del Zoroastrismo que contiene un “Espíritu Santo” dentro de un Disco Alado – que representaría el destino último del despertar del TERCER OJO.

La idea de simetría en este tipo de imágenes se refiere a la noción de las energías opuestas que ascienden por la médula. Es muy habitual encontrar representaciones de este motivo, con la piña flanqueada por figuras de animales enfrentados, o bien en el caso del OJO QUE TODO LO VE, las pirámides flanqueadas por figuras opuestas. Un ejemplo de esto es este “caduceo” egipcio, de una vara con una piña:

Bastón con un cono de pino de Osiris. Museo Egipcio de Turín, Italia, 1224 a.C.

Otra representación del caduceo con la piña es este diseño masónico de un edificio en pleno distrito financiero de Nueva York:

Caduceo con Piña

La piña se encuentra en muchas culturas y tiene relación con el poder y el conocimiento. Llamativamente, podemos econtrar en la actualidad un enorme monumento en forma de piña en el mismo Vaticano, flanqueada por pavos reales enfrentados.

Piña del Vaticano

A la GLÁNDULA PINEAL, dentro de la cultura egipcia, se la conoce como el OJO DE HORUS, el cual se corresponde con impresionante parecido.

El Ojo de Horus - Glándula Pineal

El OJO DE HORUS

En Egipto, la tierra de la Gran Pirámide de Giza y de la Gran Esfinge, el OJO DE HORUS, o Udyat, era un concepto ampliamente difundido y venerado al que se le atribuía propiedades vinculadas con la salud, la prosperidad, con el pasaje al otro mundo, y la capacidad de renacer.

En ocasiones se lo representaba acompañado de las figuras protectoras del faraón: la serpiente (cobra) Uadyet, “la señora del cielo”, diosa del Bajo Egipto; y por el buitre Nejbet, protectora de los nacimientos, las fiestas y las batallas, diosa protectora del Alto Egipto.

Símbolo del Ojo de Horus con la cobra Uadyet y el buitre Nejbet

Precisamente la cobra Uadyet y el buitre Nejbet era lo que los faraones llevaban en la frente, como símbolo de iniciados, justamente en la zona del Tercer Ojo. Como señalamos anteriormente, los dos símbolos sintetizan la idea de la serpiente emplumada, emblema del dios del creador y dador del conocimiento a la humanidad, para muchas culturas ancestrales.

Máscara funeraria de Tutankamón con cobra Uadyet y buitre Nejbet

Desde el punto de vista anatómico, es como si la serpiente y el buitre fueran los sensores externos que transmiten la información a la Glándula Pineal, las vías conectoras entre el exterior y el centro de la conciencia. En este sentido, resulta tal como lo manifiestan los mitos de todas las culturas ancestrales, respecto de que la serpiente es la dadora del conocimiento, la forjadora de la conciencia del hombre.

En la cultura sumeria y asiria, su heredera, encontramos una serie de representaciones que justamente asocian la figura del buitre, la piña (la Glándula Pineal) y la médula espinal con el flujo de energía ascendente.

Relieve Asirio (s. IX BC)

Llamativamente, podemos encontrar en las festividades de la tradición mexica, a personas representando a sus seres mitológicos, usando disfraces con cabeza de águilas/serpientes emplumadas, muy parecidos a los Apkallu asirios.

Mexican eagle mask

Conclusión

Lo más llamativo de todo esto no es que la noción del TERCER OJO se encuentre presente en una cantidad de civilizaciones ancestrales – lo cual atribuímos a la presencia de una civilización global – sino:

– Qué tipo de conocimientos tenían en ese pasado remoto sobre la GLÁNDULA PINEAL? Cómo accedió esa lejana humanidad a dicha información?

– Qué tan desarrollados estaban en cuanto a su propia conciencia? Que tan excepcionales eran las propiedades que brindaba dicho desarrollo como para que sea motivo de esculturas, relieves y pinturas?

– Cómo es que el acceso a este conocimiento ha sido ocultado durante miles de años, hasta el punto de ignorarse incluso la existencia misma de dicho órgano?

Richard Cassaro, autor del libro “Written In Stone…” propone que el Tercer Ojo sería un órgano remanente de un tipo de humanidad más elevada, sofisticada y espiritual, que habría vivido durante la “era dorada” previa al Diluvio, denominada por los escritos ancestrales como “Babel,” “Shambhala” o “Atlantis”, o más genéricamente, Cultura Madre. Y sugiere que, como humanos post-diluvianos, todavía tenemos la posibilidad de elevarnos, desarrollando este atrofiado pero potente órgano llamado por la ciencia moderna GLÁNDULA PINEAL.

Fuente:  http://reydekish.com/2014/06/25/el-tercer-ojo/